Hallan una relación entre el bitcoin y el oro

Bitcoin a pesar de haber nacido como un sistema de pago descentralizado que permitiría deshacernos del modelo actual, debido a sus problemas de escalabilidad pareciese que está destinado a ser un activo similar al oro. Recientemente el mundo de las criptomonedas está llamando la atención en las distintas regiones del mundo y personas involucradas en el mercado del oro (compradores, vendedores y analistas) han encontrado una relación entre la primera criptomoneda y este metal.

Según comentan los involucrados, existe una interesante relación entre ambos activos. Al menos es algo que se está analizando desde el año pasado y la reciente caída del mismo lo ha confirmado aún más. El año pasado fue bastante alcista en cuanto al ecosistema de las criptomonedas; mientras que el oro simplemente se desplomó. A su vez, con las subida del precio del oro, cayó tanto Bitcoin como las demás altcoins.

Esta relación se pudo ver en diferentes acontecimientos sucedidos desde el año pasado, pero lo más notorio ha sido en estos últimos días que el mercado de criptoactivos se desplomó y aún permanece estancado.

Según el director de Coininvest, Daniel Marburger, muchos de sus clientes han estado comunicándose con la firma para consultar cómo éstos podrían cambiar sus divisas digitales por oro. Además, también comentó en una entrevista realizada el 16 de enero que realizó una venta de 30 Kg de oro por Bitcoin.

La relación inversa que tiene el oro con el bitcoin ya lleva tiempo, o al menos eso es lo que comenta Scot Macdonald, un analista de investigación que también se ha percatado de ello y agrega que ésto se ha evidenciado aún más con el lanzamiento de futuros de la criptomoneda. Además, según sus análisis éste debería vender el oro debido a que se enfrentará a un período bajista y comprar Bitcoin, que debería empezar a subir en el mismo período.

En marzo y septiembre del año pasado esta relación inversa fue bastante notable, por lo que Macdonald incluye que es posible predecir el movimiento de los activos teniéndolo en cuenta. Sin embargo, aún queda mucho que analizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *