¿Qué es una ICO? Funcionamiento, ventajas y prevención al participar

La creciente popularidad de las criptomonedas a elevado el lanzamiento de muchos proyectos en la tecnología Blockchain. Muchos de ellos lo hacen a través de las ICO’s, razón por la que a continuación ofreceremos datos de interés acerca de ellas.

¿A qué se le denomina ICO?

Una ICO (Initial Coin Offering) es un modelo que busca financiar el desarrollo de una moneda virtual. Ésto es lo más cercano a un crowdfunding por ser la comunidad quien financia la moneda, aunque en término más empresariales lo correcto sería asociarlo a una  IPO (Initial Public Offering), la cual realizan las empresas cuando sus acciones saldrán a la bolsa y quieren recaudar dinero por parte de inversores.

¿Cuál es el objetivo y cómo funciona?

Como mencionamos, se refiere a la financiación de una criptomoneda, es decir, al desarrollo de la misma. Éstas se suponen que tienen un valor definido en el mercado según la demanda, la cual aumenta cuando éstas son difíciles de conseguir; por lo tanto, muchos inversores y usuarios comunes tienen la intención de participar en las ICO’s con el objetivo de generar ingresos al comprar los tokens o monedas a un menor valor y después venderlos cuando salgan al mercado e incrementen su precio.

Para poder crear una moneda, es necesario tener en cuenta ciertos gastos, por lo que muchos proyectos buscan inversores para poder financiar el costo del mismo. Obviamente éstos últimos obtienen beneficios, ya que en las rondas de inversión existen ciertas ventajas de contribuir para el proyecto, como por ejemplo, obtener la criptomoneda a un precio menor, recibir más monedas  según la ronda (mientras más rondas, menos monedas se reciben), ganar algún tipo de bonus, entre otros.

Además, se debe tener en cuenta que las ICO’s no solo funcionan para financiar proyectos de criptomonedas. En realidad la Blockchain cuenta con varias aplicaciones, por la que también pueden existir otro tipo de proyectos. No obstante, para el funcionamiento del mismo debe existir una moneda, a la cual se le suele atribuir el nombre de “token” para evitar confusiones; pero ésto no afecta el funcionamiento de la ICO, ya que siguen siendo idénticas a las de criptomonedas (a excepción de los distintos aspectos que tenga cada una de ellas).

El funcionamiento es tan fácil y sencillo como una campaña de crowdfunding. Las personas o inversores sólo deben entrar en la página oficial cuando inicie la pre-ronda o la ronda inicial, indicar cuántos tokens desean comprar (muchas veces existe un mínimo), la moneda con la que harán el pago (suele ser Bitcoin y Ethereum) y realizar la operación.

¿Qué ventajas ofrece una ICO?

Las ventajas o beneficios de la misma básicamente las hemos nombrado a lo largo de la entrada, pero aún existen algunas por detallar o especificar.

  • La capacidad de que cualquier persona, grupo de personas o empresa puedan financiar su proyecto sin necesidad de acudir a bancos o inversores de capital riesgo.
  • La posibilidad de que cualquier persona pueda financiar directamente una nueva tecnología de blockchain o criptomoneda. Tanto inversores de grandes cantidades de dinero, como una persona común y corriente que sólo quiere aportar $50.00.

Además, hay que recordar que las criptodivisas y tokens suelen elevar su precio rápidamente una vez han salido al mercado o incluso durante las rondas de inversión, por lo que es una gran oportunidad para generar ingresos. No obstante, también es posible que el precio caiga, por lo que no siempre se está seguro completamente.

¿Es seguro participar? o ¿Qué garantías existen?

Todo inversor corre ciertos riesgos al invertir su capital en un proyecto que aún no ha comenzado. El principal riesgo existente es que la empresa fracase con su propuesta y el valor de las monedas o tokens se reduzca y éste pierda dinero. No obstante, muchos de los inversores recuperan su inversión al momento que sube la moneda; por lo que es un aspecto que puedes tener en cuenta si no confías en su continuidad futura.

Este tipo de tecnologías aún tienen algunos problemas de seguridad, por lo que si este factor no está cubierto podría ser un gran riesgo para los inversores, ya que la criptomoneda podría sufrir un ataque informático (donde se roban el dinero). Ésto ha sucedido recientemente en varias ICO’s, además de que es un al que se enfrentan muchas de las plataformas del ecosistema de criptomonedas.

Por otra parte, éstas al ser tan novedosas aún no han sido reguladas, por lo que es posible que sean realizadas con la intención de estafar a los inversores. Por ello deberás fijarte de ciertos aspectos para detectar que una ICO es fiable:

  • La página web debe tener un buen diseño. A pesar de ser un aspecto estético, éste da mucho de que hablar sobre la imagen de quien nos quiere vender u ofrecer algo.
  • El proyecto debe contar con un roadmap claro y bien definido, que no es más que los pasos a seguir para el desarrollo del proyecto.
  • El equipo debe aparecer en el sitio, ser personas reales y preferiblemente, conocidas en algún sector. No obstante, se le puede dar la oportunidad a nuevas personas o financiar grupos anónimos (nadie sabe quien creó el Bitcoin), pero supondría un riesgo mayor.
  • El Whitepaper también debe estar presente en el proyecto, que es un documento en el cual se incluye todos los detalles financieros, técnicos y comerciales. Básicamente allí encontrarás toda la información sobre lo que te desean vender.
  • Posee canales de comunicación y están dispuestos a resolver cualquier duda que tenga algún miembro de la comunidad.